azabur_taller

Taller de Arte 2016

FUNDAMENTACIÓN. ALZHEIMER Y CENTRO DE DÍA DE AFABUR
Las demencias son un grupo de enfermedades que implica la pérdida de funciones lo suficientemente importantes como para interferir en la vida cotidiana del que lo padece y su entorno.
Nos enfrentamos a una enfermedad incurable en la que los tratamientos farmacológicos contribuyen a aliviar los síntomas clínicos y disminuyen la intensidad de los trastornos
conductuales, pero no son capaces de detener la progresión en el tiempo.
En estas circunstancias las terapias no farmacológicas han pasado a un primer plano. Existen evidencias de que la estimulación de aquellas áreas que aún conserva el paciente ayuda a ralentizar la pérdida de funciones y habilidades.
En los dos Centros Terapéuticos de Día que tiene Afabur se trabaja a nivel cognitivo, físico y funcional con la persona con demencia para retrasar lo más posible el avance de la enfermedad y conseguir una mayor calidad de vida para el afectado, su familia y cuidadores.
Estos servicios son imprescindibles para aportar calidad de vida a la persona afectada, sus cuidadores y familiares.
Destacar que con estos Servicios se persigue mantener a la persona el mayor tiempo posible en su ambiente y junto a su familia, retrasando y/o evitando la institucionalización.
En ambos Centros de Día: Loudun y San Julián trabajamos con una actividad que llamamos “El Taller de Arte”. Es una forma de estimulación cognitiva que se engloba dentro de las terapias no farmacológicas.
Las personas con algún tipo de demencia tienden a aislarse y pueden tener dificultades para comunicarse, a través de la pintura le facilitamos un lenguaje diferente y personal de expresión, estimula la creatividad o bien potencia el juego y la imaginación como vía hacia la expresión.

La pintura les permite desarrollar la motricidad fina al trabajar con los útiles necesarios para pintar, desarrollar sus capacidades cognitivas por medio del arte, y les hace sentirse activos y motivados.
Las personas que les guían en la actividad, mantienen con ellos un diálogo no verbal y observan con sorpresa y admiración, que tienen mucho que aportar y son capaces de desarrollar actividades enriquecedoras.
La pintura fomenta su imaginación mientras la memoria se desvanece.

OBJETIVOS

Favorecer el contacto social y las relaciones interpersonales de la persona con
demencia.
· Gestionar de modo efectivo y gratificante su tiempo libre.
· Mantener y estimular las capacidades mentales preservadas.
· Aumentar su interés por el arte en todas sus expresiones y soportes.
· Fomentar su creatividad.

DESTINATARIOS

Este taller va dirigido a los usuarios de los 2 Centros de Día de Afabur.
El único criterio de selección de los beneficiarios que participan en esta actividad es que preserve la capacidad de desarrollar la actividad, sin necesidad de tener conocimientos ni experiencia en técnicas de pintura.
Son los profesionales que les guían los que le marcan la pauta de trabajo a desarrollar.

METODOLOGÍA

Los responsables de llevar a cabo el taller son personal del centro de día junto con un voluntario de la Asociación que tiene conocimientos en técnicas de pintura. Este voluntario es el soporte para el desarrollo de la actividad, aporta sus ideas para que cada persona partiendo de una base pueda plasmar su propia creatividad.
La actividad tiene lugar quincenalmente: los martes por la mañana en el Centro de Día de San Julián; y los jueves por la tarde en Loudun.
Se trabaja con grupos nunca mayores de seis personas, y la pintura se le facilitara a cada miembro del grupo en función de las capacidades cognitivas que conserva.

Durante el año 2016 en Loudun se han realizado 19 sesiones y han participado 31 usuarios.
En San Julián se han realizado 22 sesiones y han participado 32 usuarios.
Han pintado 92 cuadros en total.

CONCLUSIONES

La pintura es una tarea novedosa para los usuarios del centro de día, por lo que ya en sí misma les genera satisfacción.
Además los beneficios son muchos para el cuerpo físico, mental y emocional.
El arte representa una forma de comunicación, la estimulación de su parte creativa le provoca a la persona sentimientos de felicidad y relajación, le hace fortalecer su motricidad fina y valer su autonomía.
El taller de pintura les lleva a reír, socializar, motivarse… DIVERTIRSE.